portada.jpg

Pregón Inaugural Ferias y Fiestas 2008

29/07/2008

P R E G O N F E R I A
2008


Vecinos, vecinas, amigos y amigas: No es por casualidad, no, no lo es, que la capacidad imaginativa de este pueblo, albergue en sus cabezas, esa idea de lo esotérico y lo ultramundano, mezclado con una pizca de humor.
No no es casualidad, es nuestra historia, son nuestras raíces, que profundizan en la prehistoria, en los pueblos riberos (Que entre otras cosas nos han dejado la Dama del Batan, como así gusta de denominar a mi amigo Diego Cabezas, a una efigie resto de una pira funeraria) romanos, árabes y medievales, cuyos restos jalonan nuestro termino municipal. Pueblos todos, sin duda atraídos por la magia del lugar, sus brumas, escarchas y frondosa primavera. No puede haber un marco mas incomparable, ni mas sugestivo, para que a esta nuestra gente, se les ocurra algo que año tras año va despertando la curiosidad por conocer nuestro pueblo, traspasa ya los limites de nuestra provincia y es vista leída o escuchada en casi todos los rincones de España. Como no podía ser de otra manera, estoy hablando de la Noche del Terror. Este reto veraniego, que ya desborda todas las previsiones y que no seria posible sin el trabajo y colaboración de todos los vecinos.
No es casualidad, que cada año aumente el numero de visitantes a lo largo del año, y no solo en verano. Los atractivos de San Nicolás no son comparables a los de ningún otro municipio vecino o hermano.
Desde este humilde pregón, permitan me dirigirme a todos aquellos y aquellas que nos visitan o visitaran por primera vez y hacerles unas recomendaciones para disfrutar de nuestro entorno: No hay nada mejor, que un paseo matutino por la Vía Verde de la Sierra Norte de Sevilla, que en un 90% transcurre por nuestro termino municipal, transitando por ella, bien caminando, en bici e incluso patinando, llegaríamos al monumento natural de Cerro del Hierro (las calizas para nosotros), que nos invita a pasear por túneles, galerías y agujas, que completan un extraordinario paisaje lunar. Tras una buena caminata, debemos reponer fuerzas antes de continuar camino, y para ello, unas cañas o refrescos en el chiringuito de María del Mar o en el microondas del poblado. Saciada nuestra sed, volvemos a la vía verde buscando el frescor del nacimiento del Huéznar, cuando llegamos, es hora ya de comer, y que mejor que hacerlo con un par de chuletas de casa Higinio, o una caldereta de cordero o chivo en el Plaza Alta, unas costilletas ibéricas en el Martinete o unas patatas a lo pobre en el Batan de las Monjas. Eso si también puede hacerse a pie de playa en la caseta y chiringuito instalados. Para rebajar tanta pitanza, un paseo hasta las cascadas del Huéznar que también son monumento natural, y es que todo nuestro termino es un monumento de la naturaleza, bosque galerías esplendidas dehesas del alcornoque y encinas, manantiales y un largo etcétera. A la caída de la tarde y bajo el frescor de esta sierra, volvemos a reponer fuerzas, no sin antes habernos dado un chapuzón en la playa. Ya sabéis donde cenar, pero para terminar el día, no hay nada mejor que una copa en la terraza de nuestro querido Loli (sitio mágico y encantador), o en la puerta del Zipi Zape con esos enormes vasos, para degustar algún que otro combinado, o en la Atarazana de Sara, escuchando el monótono ruido de las aguas del Galindón precipitándose por encima de las compuertas que conforman nuestra joya turística, la playa, esa playa en la que nuestro Ayuntamiento esta empeñado, en hacer de ella un atractivo turístico de primer orden, y aunque cuesta conseguir recursos económicos, no quepa la menor duda, de que a la vuelta de unos años habrá cambiado su aspecto por completo.
Después de haber disfrutado de esta estupenda jornada, a descansar, a dormir, que aquí se duerme, y si me apuras, echa unas sabanas que refresca.
En fin con tanto hablar de mi pueblo, se me olvida que hoy es feria, la feria del 2008, y como todo esta dicho, desearos feliz feria en fraternal armonía, en paz y en libertad, y un buen verano en San Nicolás del Puerto.



El Alcalde